lunes, 10 de febrero de 2014

ENTREVISTA A BNINA MOHAYUB TIYEB

Por Laura Soroeta,
Buenos días. Antes que nada, le agradezco mucho que me reciba y conceda esta entrevista. Dígame su nombre, por favor,  y por qué motivo se encuentra en el hospital de víctimas de minas Mártir Cheriff.
Me llamo Bnina Mohayub Tiyeb y tengo 47 años. Estoy aquí porque fui víctima de una mina anticarro en el año 78’.

-¿Nos podría decir qué problemas ha padecido por ello?
Mi mayor problema fue que esto sucedió cuando yo era muy pequeña. Eran los primeros años del exilio y no había hospital ni personal especializado ni ortopedia y tuve problemas en las etapas de cura. Tenía tan solo 12 años.

- ¿Qué consecuencias físicas sufrió por aquella mina anticarro?
Sufrí la amputación de mi pierna izquierda por encima de la rodilla.

- ¿Qué representa para usted el muro marroquí?
Muchas cosas. La principal es que divide a mi pueblo en dos partes separando a sus familias.  También es el causante de los accidentes con las minas: muchas muertes, amputaciones y niños heridos.
-¿Considera el muro marroquí un peligro inminente?
Sí. Espero y deseo que pronto ese muro caiga y pedimos a las organizaciones internacionales y asociaciones, que presionen al gobierno marroquí para acabar con el muro.
-¿Qué le gustaría decir a las organizaciones internacionales que trabajan  contra las minas?
Primero quiero dar las gracias a todas las personas que trabajan contra el muro y contra las minas y también a los que aquí, en los campamentos de refugiados saharauis en Argelia, trabajan en apoyo de las víctimas de minas.
Pido que se haga todo lo posible por concienciar a las siguientes generaciones y protegerlas de este peligro  por medio del desminado.
También aconsejo a los que viven en los territorios liberados del Sáhara Occidental que sean muy prudentes y se fijen bien en las señales de minas y en las zonas en las que el riesgo de mina es muy my alto.
Mi nieto, vive con su familia en el municipio de los territorios liberados que tiene el mismo nombre del hospital Mártir Cheriff.
-Veo Paz en sus ojos, pero debo preguntarle,  ¿guarda usted rencor?

Siento odio por las minas, pero nunca por las personas. Ni siquiera por las personas que ponen las minas.
-Muchas gracias, Bnina, por habernos concedido su tiempo. Tiene usted una familia preciosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario